Reseña

El arte de escribir en tiempos de crisis

Por Evelyn Navas Abdulkadir

Como periodista observo la vida con imparcialidad y me gusta escribir desde una perspectiva positiva, que más bien deje en el lector una sensación de un sí se puede. Leyendo la novela El Expreso del Sol, de Pilar Vélez Zamparelli, con un mensaje poderoso sobre el perdón y representando la voz de tanta gente desplazada en un país que es hermano al mío, Colombia, tuve la oportunidad de reflexionar en la actual realidad de Venezuela, un país que otrora recibió a migrantes de todas partes del mundo y hoy más bien, exporta gente que se va con solo una maleta y sin pasaje de retorno, no por buscar un mejor futuro, simplemente porque ya no se puede seguir desde el terruño.

Las historias de El Expreso del Sol son tan propias de nuestra identidad que nos define como latinos, un continente con desplazados. Colombia se lleva el récord según el informe anual de ACNUR Tendencias Globales 2016 con  7,4 millones de personas. Hay sumar que a nivel mundial existen más de 65 millones de personas desplazadas forzadamente. México, Perú y Honduras, también se unieron a la lista. La violencia obliga, la política obliga. Solo basta ver las noticias para saber que esta realidad nos alcanza globalmente, que las guerras, la violencia y la muerte andan libres por el planeta.

La palabra entonces toma el lugar de referencia para compartir historias que a todos nos marcan, en muy diferentes maneras y niveles. Eso se refleja en El Expreso del Sol, todos tenemos un lugar común en la forma cómo enfrentamos nuestros procesos personales, familiares y hasta de país. Basta mirar a Venezuela, lo que una vez fuimos y lo que hoy somos. Cuando antes abríamos los brazos para recibir gente y les permitíamos forjarse una vida, ahora contamos cómo familiares, amigos y vecinos emprenden la marcha por el mundo, exiliados por una realidad marcada por fuego y sangre, por la dificultad económica de seguir labrando un futuro en su propia tierra o por persecución política, cuestión de criterios.

Gracias a la escritura, estos procesos históricos son registrados. Con Pilar Vélez conversé sobre el tema a propósito de su obra y he aquí su reflexión: “La escritura es un recurso que cumple con múltiples propósitos. Escribir es un acto personal mediante el cual nuestro ser interior se comunica obedeciendo la intimidad de su propio tiempo y espacio, y de una forma más reflexiva; el dolor o la emoción encuentran un lugar para liberarse… Es allí, donde el recurso de la escritura es fundamental como canal de comunicación para atestiguar la historia personal, en este caso la de aquellos que han sufrido a causa de la violencia para que sus pérdidas no se limiten a las estadísticas y que éstas sean vistas con humanidad. Cada víctima tiene un rostro, un nombre, una historia y algo que decir. La escritura puede ser su voz, su desahogo y la catarsis para que en su ser se acune de nuevo la esperanza. La escritura servirá para documentar, pero también para liberar y aportar a la sociedad los diferentes ángulos de la violencia y sus reales repercusiones en la vida de los afectados. Para que haya paz se necesita de un proceso de reconocimiento y confrontación de la verdad, reconstruir la historia que ha sido fragmentada y hasta cierto punto convertida en un eterno purgatorio. Como  sociedad, independiente de que nos guste o no,  necesitamos asumir lo que nos ha pasado, y una de las formas de revelar y afrontar esta verdad es mediante la escritura, la educación y el poder sanador de las artes”.

Entretanto Venezuela se debate en un momento histórico, polarizado y violento, Colombia se debate en cómo asimilar el proceso de paz. Mientras las decisiones se van tomando nos quedan las artes para sosegar la mente, dar paz al espíritu y desde otra perspectiva tomar decisiones de vida. La historia de Corintia, la protagonista de El Expreso del Sol, es también la historia de todos. Vamos en las estaciones de la vida como las estaciones que va visitando ese tren a lo largo del recorrido. La violencia nos marca, no nos define. Y en cada etapa de nuestra vida podemos elegir la reconciliación y el perdón, al enfrentar nuestra realidad, nuestro pasado e historia.

Podemos ahondar en nuestras vivencias, en nuestras realidades que nos son tan comunes y desde allí revelar nuestra hermandad y conseguir la forma en cómo superarnos más allá de la adversidad. Hoy vivimos en crisis, sufrimos el desplazamiento, el desmembramiento de nuestras familias y realidades, y aún así, continúa en nosotros la urgencia por reconstruir, por retomar los valores que nos definen como seres humanos, la paz, la justicia social y el amor.

Desde la escritura se encuentra también un lugar para exponer toda nuestra vulnerabilidad, para conciliar con el otro, para revelar fortaleza espiritual. Nacimos libres, con voluntad de amar y a pesar de la realidad que nos embargue o las dificultades que enfrentemos, nuestra razón de ser como humanos es la misma: ser mejores, ser pacíficos, ser amorosos, ser creativos, ser libres.

Por eso comparto esa búsqueda de Pilar Vélez a través de sus obras de revelar lo más profundo de sí misma desde el poder sanador de la palabra. Corintia sigue en misión, El Expreso del Sol nos invita a seguir en el sendero por caminos que nos lleven hacia la reconciliación con nosotros mismos. 

Evelyn Navas Abdulkadir. Periodista venezolana egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Su experiencia se centra en comunicaciones corporativas y manejo estratégico de redes sociales. Actualmente ejerce la dirección de su agencia Ecnapro Asesoría Comunicacional. Ha escrito para diversos medios de comunicación en Venezuela y en el exterior en áreas como gerencia, negocios, música, bienestar y arte. A través de perfiles le gusta indagar en la personalidad de aquel que transforma el mundo con sus acciones y sentimientos. La vida es apasionante y merece ser narrada. Le contactan como @ecnaproasesoria en Twitter, Facebook e Instagram y en su Blog.
Leer más
Seguir a Corintia por los caminos de su andar es…

Por Julio C. Garzon

Seguir a Corintia por los caminos de su andar es internarse en los laberintos de generaciones enteras, en una vorágine de desgracias colectivas, abuso emocional y maltratos, que envuelven la familia y el entorno social. El lector va vislumbrando con asombro, a veces con tristeza, el devenir de una infancia y una adolescencia forjados en un hogar, donde el amor y los afectos se desvanecen en vacíos y carencias, al influjo maligno de una violencia política secular y fratricida, cuya brutalidad terminó fracturando el tejido social, endureciendo los corazones, y polarizando las consciencias de toda una nación.

El Expreso del Sol no es una elaborada ficción llena de fantasías, sino un desgarrador viaje por los recuerdos de una niña colombiana que se hace mujer, impactada por el luto de su abuela y su madre tras perder al abuelo, asesinado por los odios partidistas. Un recorrido por el dolor colectivo de la guerra interna, la pobreza y la indiferencia cómplice de la sociedad. Todo esto, en un país latinoamericano, donde un anacrónico orden social y político estimula no solo la violencia armada de múltiples manifestaciones, sino también, una cultura de abuso y agresión unas veces soterrada y otras, descarada, perniciosa y enfermiza contra la mujer.

La reminiscencia de su primer y único viaje en el viejo tren que la arranca de una infancia memorable y la envía con su joven madre a una lejana y desconocida ciudad, para iniciar una nueva vida que no será otra que la del drama de los desplazados, es el vehículo cohesionador de las memorias de Corintia; el puente imprescindible entre la mujer adulta y reflexiva del presente y la niña indefensa y soñadora del pasado. Decidida a romper el embrujo de los silencios y los miedos largamente reprimidos, Corintia emprende un segundo viaje retrospectivo en el expreso del sol de sus memorias, acompañada del lector. Cada estación es una vía dolorosa de recuerdos y frustraciones, ilusiones, sueños rotos, y conflictos no resueltos. Un viaje a bordo de sí misma y de la memoria colectiva que ya casi hemos perdido, olvidando aquello de que “los pueblos que desconocen su historia, están condenados a repetirla”; una catarsis tan angustiante y desoladora como necesaria e inevitable.

Siendo la primera novela de la autora, cuyos poemarios son ya ampliamente conocidos, resulta justo afirmar que Pilar Vélez nos ha obsequiado una prosa diáfana y vibrante, a veces imbuida de la delicada poesía que habita su espíritu y otras, matizada de su valiente repudio a la injusticia, o de reflexiones espirituales y filosóficas, tan profundas, como reconfortantes y esperanzadoras.

El Expreso del Sol trasciende con creces el ámbito latinoamericano y la narración bien podría ubicarse en cualquier lugar del mundo, allende los mares. Bien merece esta obra, ser texto de lectura en cualquier clase de literatura hispanoamericana, al igual que una referencia imprescindible para quienes buscan desesperadamente, reencontrarse consigo mismos, rompiendo las cadenas de un pasado opresivo de mordazas y olvidos.

Julio C. Garzon. Nacido en Ibagué, Colombia el 7 de febrero de 1954. Trabajó por varios años como corresponsal y reportero gráfico, para el diario La Tarde de Pereira, Colombia. Inmigró a Estados Unidos en 1982. Reside en Nueva York.

Se desempeña como Maestro/Director en el programa de Pre-kinder Universal, Smiles GFDC Inc., Queens NY,  desde el año 2008. Es artista visual con especialidad en fotografía, pintura en acrílico, escultura y cerámica.

Estudios: Grado Asociado de La Guardia Community College.  Fotografía Comercial, Nueva York 1996. Licenciatura en Bellas Artes. Queens Community College, Nueva York, 2001. Maestría en Enseñanza de las Artes Visuales. Queens Community College, Nueva York, 2005. Certificación en Enseñanza de las Artes Visuales, Pre-kinder hasta doceavo grado. Estado de Nueva York. Certificación profesional en Educación Temprana, Pre-kinder hasta segundo grado. Estado de Nueva York.

Trabajo Literario: Artículos de opinión, semblanzas de personajes locales y tradiciones hispanas publicados en Diario La Tarde, Colombia, Diario Visión y El Diario, Nueva York. Diferentes fechas.

Cuentos y relatos cortos, algunos publicados y otros inéditos, sobre temas como el conflicto Colombiano, la experiencia de los inmigrantes Hispanos en estados Unidos y la crisis ambiental.

La Ultima Foto de María, cuento corto publicado en la revista Latino Cultural de Seattle, Septiembre – Octubre 2007. Apuntes de Ruta, relato corto, fue seleccionado entre los primeros treinta trabajos finalistas del tercer concurso de cuento Cuéntale tu Cuento a la Nota Latina, 2015. Trabaja actualmente en la corrección y edición de varios cuentos inéditos, con miras a su publicación.

Leer más
El Expreso del Sol por Maritza Martínez Mejía

Tuve la oportunidad de formar parte del XII Encuentro Internacional de Escritoras Marjory Stoneman Douglas (EIDE), celebrado en Miami en el año 2016, organizado por  la escritora y poeta colombiana radicada en La Florida, Pilar Vélez Zamparelli, con quien tuve el placer de conversar sobre su más reciente novela El Expreso del Sol, ganadora del Primer lugar del International Latino Book Awards – Best non fiction / Autobiography, 2016 donde relata con notable sensibilidad episodios de la realidad de los desplazados por la violencia.

Leí El Expreso del Sol  y me sentí conectada con su historia. Este libro explica claramente la situación problemática de los refugiados colombianos y narra la historia de tres generaciones y sus luchas por sobrevivir en un conflicto difícil de resolver. Lo recomiendo sinceramente.

¿Qué te hace sentir orgullosa de ser escritora en los Estados Unidos?

Creo que ejercer mi trabajo de escritora en los Estados Unidos me permite tener contacto con una comunidad multicultural, que a la vez enriquece mi vida, aportándole nuevas perspectivas a nivel personal y profesional que se ven reflejadas en lo que escribo.

¿Qué o quién te inspiró a escribir El Expreso del Sol?

Quizás la vida misma. Desde que era una niña descubrí el mundo de los lápices y las palabras. Mi madre y mi abuela me animaban a escribir…

Hoy sigue siendo la vida en su plenitud, la que me inspira a detenerme en los detalles, en las cosas que nos suceden y que no pueden pasar desapercibidas.  Escribo también para aprender y comprender el mundo que me rodea, el que siento y el que imagino.

¿Usted sube con su título antes o después de escribir el manuscrito?

Depende. En mi última obra fue mi esposo el que me recomendó el título. En la obra que produzco actualmente el título fue antes que el libro y hasta tiene su imagen de portada.

¿Cuál es tu estilo de escritura favorito?

Me inicié en la poesía y tendré siempre el corazón de poeta. Tanto mi producción poética como mi trabajo narrativo se basan o se inspiran en hechos reales. Me gusta descubrir esas capas que se tejen tras bambalinas, sacudo la realidad y expongo a la luz los rostros, el mundo exterior y el interior en todos sus matices y formas. Cada personaje es un viaje a un universo inesperado, en el que mi pluma se libera y traza su propio derrotero.

¿Cuál es su estrategia de promoción de su libro para niños?

Siendo maestra normalista me siento feliz de poder llevar mis escritos, mi sensibilidad y mi creatividad al mundo infantil y juvenil. He escrito varios libros de cuentos infantiles e imparto talleres de poesía y cuento; además, dicto el taller Carta a mis sueños que suma a la parte pedagógica y académica, la enseñanza de valores y el crecimiento personal. Ofrezco este trabajo de forma directa a las escuelas. Y muy pronto estará disponible a través de la editorial Snow Fountain para el mercado norteamericano y latino desde Amazon.

Sobre Maritza Martínez Mejía. Madre, educadora, traductora y escritora colombiana radicada en la Florida. Ha recibido el reconocimiento “Crystal Apple” 2006, por su servicio voluntario a la comunidad. Es autora de sus memorias “Hazel Eyes” publicada en el 2010 y traducida al español con el titulo Ojos Avellana en el 2015 para participar en el Concurso Indie 2015 de Amazon.com.

Su primer libro de poesías “Poemas, Pensamiento y Algo más” publicado en mayo del 2015 recibió el Galardón de “Virtue Christian Poetry 2015″.

Es también autora de una colección de Cuentos Bilingües llamada Lecciones de Vida que han recibido el Premio de Cinco Estrellas de “Reader’s Favorite” y “Virtue’s Christian”. Maritza Martínez Mejía se graduó en el Colegio Mayor de Cundinamarca en “Comercio e Idiomas” y obtuvo su título de “Humanidad y Estudio de la Mujer” en la Universidad Florida Atlantic University. Escribe para inspirar a otros a ser mejores personas.

Otras publicaciones: Vainilla y Chocolate (2012), que cuenta la historia de una preocupada profesora que ayuda a dos amigos a estar juntos después que sus padres se rehúsan a dejarlos jugar juntos por el color de su piel. Cuentos Bilingües para niños de 5-8 años (k-3er grado). El Tesoro de la Abuela (2014) que narra como una abuelita enfadada enseña a sus nietos una lección de vida para valorar lo que tienen revelándoles sus más valiosos tesoros cuando era una niña. Cuentos Bilingües para niños de 5-8 años (k-3er grado).

Maritza está en redes sociales como FacebookTwitter y Amazon.

Leer más