El Expreso del Sol: la sensibilidad de la autora hacia las causas sociales y el aporte crítico de la literatura a la transformación social. Reseña literaria por Maricel Mena, PhD.

Por Maricel Mena, PhD. 

El Expreso del Sol, sin lugar a dudas, nos ofrece nuevas formas de acceso al conocimiento poniendo en jaque el saber empírico racional como única vía de acceso al saber. La escritora nos demuestra cómo a partir de una experiencia de vida es posible contar la historia desde otras perspectivas como por ejemplo, desde la subjetividad y el discurso identitario. Es así como el realismo y humanismo vna encontrando razón de ser en cada una de sus páginas.

Pilar Vélez nos relata en cada estación de su libro, la vida de tres generaciones de matriarcas que tras un pasado común de horror y violencia, han sabido reinventarse y sobrevivir a pesar de las situaciones adversas por las que pasaron.

Las tres mujeres abuela, madre e hija, tienen en común el haber salido adelante a pesar de un pasado común de violencia política, social e individual. Esta última son las secuelas generadas por ese ciclo de violencia que cargamos muchas generaciones de colombianos/as que compartimos ese pasado común. Y justamente, por esto Pilar, es que estas líneas removieron en mí, heridas que parecían superadas de una familia materna también desplazada del norte del Valle del Cauca y de una mamá que se llevó a la tumba muchos recuerdos que no quiso siquiera verbalizar. Además trajo a mi memoria el recuerdo de tantos papás afrocolombianos que entregaron su vida en la construcción de los ferrocarriles colombianos. Es decir, que dieron su vida, que hicieron país, pero que esta memoria simplemente no hace parte de la memoria histórica de nuestro país. Esta es la memoria de mi padre.

Las tres generaciones de matriarcas también tienen en común sus amores y desamores.  Y en medio de esta trama, cada una de ellas va revelando rasgos fundamentales de su  temperamento, es así como la rabia, el temor, la violencia, el amor, se entretejen para dejarnos ver cómo las condiciones sociales de violencia, muerte y discriminación empoderan a las mujeres para salir de ese ciclo de violencia institucionalizada.

Y es quizás el AMOR el que posibilitó la restauración de estos cuerpos rotos y fragmentados por la violencia colombiana y por unas relaciones amorosas tormentosas.

De un lado, los desamores, plasmados en la pluma de la autora,  nos recuerdan lo difícil que es amar, lo difícil de es aceptar el misterio del otro, de la otra, lo complejo que es aceptar nuestra fragilidad frente a la imposibilidad de amar con el corazón incluso a aquellos que no piensan como nosotros. Pilar nos recuerda, como lo han hecho muchos poetas, que las grandes historias de la vida política y social de nuestras naciones siempre están permeadas por muerte, dolor y venganza. Y esto se extiende por supuesto al plano de las relaciones interpersonales, incluso a las más íntimas historias de amor.

De otro lado, el amor, aquel que se revela súbitamente como una revolución silenciosa y que desde el interior de nuestras entrañas se manifiesta, es aquel amor que subyace paulatinamente en cada página del libro y que nos abre una puerta para que la reconciliación sea posible.

Pilar nos recuerda que desde que inventamos esta extraña manera de construirnos y de generar memoria, el amor está siempre ahí para recordarnos nuestra fragilidad, nuestra humanidad. Esta es la función del amor.

Todos los grandes poetas, hombres o mujeres, lo han expresado de mil maneras; las más grandes historias de amor siempre han sido las que tienen una muerte anunciada. No obstante, esta obra nos recuerda que sólo las nuevas éticas del amor son capaces de romper la doble moral imperante en los afectos. Nos invita a construir otras maneras de encontrarnos en medio del deseo sin tanta violencia.

Esto quizá es el mensaje central y que nos llama a pensar en éticas liberadoras en esta Colombia del pos-conflicto. ¿Con quién nos debemos reconciliar?

MARICEL MENA LÓPEZ

COLOMBIA

Maricel Mena es doctora en Ciencias de la Religión por la Universidad Metodista de Sao Paulo (Brasil) en el área de estudios bí­blicos y tiene estudios de post-doctorado por la Escuela Superior de Teología (Sao Leopoldo). Actualmente es profesora e investigadora en la Universidad de Santo Tomás (Bogotá, Colombia). Con una larga y reconocida trayectoria docente, Maricel es especialista en teología contextual, hermenéutica bíblica negra feminista latinoamericana, género, entre otros temas, en los que destaca una rica y amplia producción entre la que se cuenta: Cuestión de Piel: de las sabidurías hegemónicas a las emergentes (Colombia, Sello Editorial Javeriano, 2008); Espiritualidad, justicia y esperanza desde las teologías Afro-Americanas y Caribeñas (Colombia, Sello Editorial Javeriano, 2009); Abrindo sulcos – para uma teologia afroamericana e caribenha (Brasil, Sinodal/CEBI/EST, 2004).

Estudios

Postdoctorado Escola Superior De Teologia
Teología
Septiembre de 2002 – Septiembre de 2005

Doctorado Universidade Metodista de Sao Paulo
Ciências da Religião
Junio de 1997 – Octubre de 2002
Raices afro-asiáticas en la Biblia Hebraica – Una propuesta de reconstrucción histórico feminista

Maestría/Magister Universidad Metodista de Sao Paulo
Ciencias Religiosas
Enero de 1995 – Julio de 1997
Proselitismo etíope – una propuesta de lectura a partir de Hechos 8,26-40

Pregrado/Universitario Pontificia Universidad Javeriana – Puj – Sede Bogotá
Licenciatura en Ciencias Religiosas
Enero de 1988 – de 2003
Evangelización a comunidades afrocolombianas

Líneas de investigación actuales: Exégesis y hermeneútica Biblica, Pensamiento bíblico, teológico y praxeológico en el contexto latinoamericano.