Aspectos claves en el éxito de una Antología


Trabajar solo o en un grupo: un buen punto de partida

Este material tiene derechos de autor registrados ©

Por Pilar Vélez

Esta es una decisión muy importante que cada persona debe meditar antes de establecer un compromiso con terceros. Los grupos y los equipos de trabajo no son para todo el mundo. Hay quienes no tienen la actitud correcta para compartir tareas o aceptar el liderazgo de otros miembros y terminan indisponiendo el ambiente, afectando la dinámica del grupo y por ende, la consecución de las metas propuestas.

Se entiende como grupo: “Una pluralidad de individuos que se relacionan entre sí, con un cierto grado de interdependencia, que dirigen su esfuerzo a la consecución de un objetivo común con la convicción de que juntos pueden alcanzar este objetivo mejor que en forma individual.”[1]

A pesar del concepto de pluralidad existe un consenso de unidad enmarcado por el objetivo que se persigue, la motivación colectiva e individual, la asignación de responsabilidades, la interdependencia —el éxito del proyecto depende de que cada uno comparta y complemente tareas—, la actitud frente al trabajo y al grupo, entre otras variables que en su conjunto determinan si el grupo o el equipo de trabajo logrará sacar adelante un proyecto con los estándares de excelencia y eficiencia que se esperan.

En el caso de una Antología de escritores, aplican los mismos criterios, a pesar de que cada escritor en su naturaleza artística tenga un estilo y una práctica muy particular, y produzca su material en la soledad de su casa.  Al final, el trabajo por muy único y solitario, se fusionara con el de los demás participantes y el lector lo recibirá como una sola obra.

Pero para que este esfuerzo individual y colectivo resulte en una experiencia placentera para todos los que participan en el proyecto, y para que el lector reciba una obra valiosa y de calidad, considero que estas son algunas de las preguntas que un autor debe hacerse antes de aceptar  ser parte de una antología:

  •  ¿Quiero ser parte de una antología?
  • ¿Quienes son los otros autores que van a participar?
  • ¿Cuál es el criterio con que fueron seleccionados?
  • ¿Puedo cumplir con los tiempos y los objetivos trazados?
  • ¿Me interesa el tema o el criterio propuesto para la antología?
  • ¿Qué sucede si no estoy de acuerdo con el material que otro de los autores aportó para la antología?
  • ¿Me conviene publicar en una antología o es mejor esperar y reunir suficiente material y publicar mi propio libro?
  • ¿Cómo se manejaran los derechos de autor y el pago de los royalties?
  • ¿Cuáles son las otras responsabilidades a las que me estoy comprometiendo en adición a participar con el material de publicación?
  • ¿Se firmará un acuerdo entre todos los participantes?
  • ¿Tendré la habilidad para trabajar con otras personas, ser tolerante ante la crítica y el incumplimiento?
  • ¿Podré opinar sobre el título y la portada del libro?
  • ¿Cuál es el Plan de Mercadeo y Promoción para el libro?

Es importante que el autor este claro en los pormenores de la actividad, para que no pierda el tiempo y los recursos, trabajando en una obra que no va hacia ningún lado. Igual que en un matrimonio, medítelo, hable de los temas “espinosos” y cuando este seguro y a gusto con los términos, diga:  SÍ, ACEPTO.

¡Ya puede besar a la novia! (La Palabra)


[1] http://www.losrecursoshumanos.com/contenidos/1888-concepto-de-grupo.html